La banalización del mal y el silencio de los ‘hombres buenos’

El caso de Eichmann es extremo, por supuesto, pero ilustra el problema a la perfección. La Alemania nazi sirve para demostrar hasta que punto se degrada una sociedad cuando abjura del pensamiento crítico, cuando la gente se aferra a consignas, a lo políticamente correcto. Al aceptar con normalidad leyes, decisiones gubernamentales que violan derechos ciudadanos, que contravienen principios fundamentales del derecho, los individuos contribuyen a que el mal se banalice. Y la sociedad entra en una espiral que conduce a la degradación.

Benegas y Blanco

Javier Benegas y Juan M. Blanco

En 1961, Adolf Eichmann, antiguo nazi, fue localizado en Argentina por el Mosad, secuestrado, trasladado a Israel y juzgado por crímenes contra la humanidad por su participación en la llamada “solución final”. Hannah Arendt, una judía que había huido de Alemania tras la llegada de Hitler al poder, asistió a la vista como corresponsal del diario New Yorker. Filósofa, dotada de una fina inteligencia y gran profundidad de pensamiento, Arendt captó rápidamente la complejidad del aquel juicio. Comprendió que Eichmann, un personaje que en realidad carecía del fanatismo y las motivaciones necesarias para actuar como lo hizo, podría ser una pieza clave para explicar lo ocurrido y desentrañar la verdadera naturaleza de la culpa en la sociedad alemana de los años 30.

Eichmann pertenecía a las SS, sí, pero no ocupaba una posición destacada en la jerarquía nazi. Era un…

Ver la entrada original 1.216 palabras más

Anuncios

Autor: alternativasoc_ull

Alternativa Sindical Obrera Canaria se define estatutariamente como una organización sindical comprometida firmemente con la eliminación de cualquier forma de explotación y de opresión que atente contra la libertad y la dignidad de las personas. Orientamos nuestra intervención en la lucha hacia la defensa de los intereses económicos, políticos y sociales de la clase trabajadora canaria y del Pueblo Canario en su conjunto y en consecuencia, la conquista de la Soberanía Nacional y Popular de Canarias. Contribuimos con nuestra actividad a la mejora de nuestras condiciones de vida y trabajo, y nos oponemos radicalmente a cualquier tipo de explotación capitalista y opresión nacional.